Para saber que existes

A veces basta un instante enmudecido bajo las brumas del incienso. Basta un círculo de fuego, la luz penetrante escurriéndose a través de la ventana, el café a deshoras, la cita a ciegas con un libro, la curiosidad centelleante de descubrir otros mundos lejanos y distintos al mío. Basta una tarde entre las olas para diluir la mirada y los sueños en el horizonte. Basta saber que estás en esa espiral de universos que me habitan, moviendo los hilos invisibles de mi existencia, cubriéndome, llevándome a los sitios que esperan.

Liena T. Flores
Derecho Reservado de Autor0F4CA656-746A-40D9-85EE-15958FC78730

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s