Reflejos de la noche

Y me vi en el sofá expiando las penas. Revisando anotaciones del diario . Llevaba un vestido de lunares y el cuello mortecino cubierto en perlas. Ya no tenía el mismo pulso al escribir. Las manos temblorosas, el cuerpo adolorido, y un corazón tan joven y sonriente como hace cinco lustros cuando escribía las historias que hoy pululan en el librero y la memoria.

Liena T. Flores

Crédito de fotografía: web

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s