…y dijo: vives en un mundo demasiado raro. Amas las flores. Te deleitan los atardeceres y hablas con el mar.

Sonreí. Besé su entrecejo y jamás le he visto desde entonces. El comprendió que no estaba listo para lo extraordinario y yo volvía a ser libre.

4353DDA4-43FC-4A5B-B868-2B065BDE5E0F

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s