—¿Como escapar de los rayos ardientes del sol cada tarde?

—¡Abrázalo!

Me dejé embargar por las voces turbulentas de la mente. Sin dudas la Luna deliraba y yo seguía presa de miedos, cazando estrellas para olvidar. Ella percibió tal desconcierto, sonrió como quien conoce todas las respuestas y entonces dijo:

—El sol solo quema a quienes no confían. Cuando comprendas que nada esta tan lejos como para alcanzarlo, entonces brillarás como él.

IMG_3728

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s